___________________________ Cartas PH __________________________


El CMB


 

08/02/2011

 

Queridos Amigos:

¿El CMB? ¿Qué es eso? Ahí les va:

El fundador del CMB (Consejo Mundial de Boxeo), Don José Sulaimán apoyado por López Mateos, fundó dicha comisión para poner en orden ese brutal deporte y en cierta manera proteger a los boxeadores tanto de la explotación por parte de los promotores, como para hacerlo menos brutal.

Pues bien, Sulaimán en un artículo aparecido en el Universal, relatando la historia de la Comisión, da comienzo a su artículo con un sorprendente testimonio de su Fe:

“Mientras más avanza la ciencia mundial el estudio del cosmos, más me maravillo con esta constelación universal de la que todavía no hay explicación, pero que los científicos y astrónomos tratan arduamente de descubrir; pero mientras más lo hacen, más preguntas encuentran y les es difícil otra explicación que no sea la existencia de un Ser Supremo al que todos conocemos como Dios”

¡Miren en qué momento nos brinda este acto de Fe!: cuando en la Eucaristía hemos dado comienzo a la lectura y meditación del Libro del Génesis cuyo primer versículo aclara todas las dudas de los astrónomos y científicos:

“EN EL PRINCIPIO DIOS CREO EL CIELO Y LA TIERRA”

No sé qué tenga que ver todo esto con la historia del box, pero tenemos que aprovechar la ocasión para meditar este maravilloso primer versículo de la Biblia. Los astrónomos han calculado la edad del Cosmos a partir del descubrimiento de que las galaxias se están alejando unas de otras a velocidades fantásticas. Si se están alejando es que un día estaban unidas y echando reversa llegan a la conclusión de que el Cosmos estalló hace 15,000 millones de años, en lo que llaman “El Big Bang”, la gran explosión de la cual surgió toda la energía y toda la materia existente. Pero lo curioso es que el astrónomo se pregunta “¿Y antes del Big Bang, qué?” Y responde temeroso y vacilante: “Misterio”. ¡Cobarde! ¡No se atreve a pronunciar el nombre de Dios!

Dios, el Eterno, el Todopoderoso, el Intangible, dijo: “Haya luz, y la luz existió” y esa luz que antes no existía, fue exactamente el Big Bang. ¡Y no le costó ningún trabajo! Nomás pronunció una Palabra, Palabra eterna ella misma. Millones de años después se fueron formando las galaxias, los sistemas planetarios, nació el Sol y girando alrededor de él andamos nosotros.

Un himno de la Iglesia proclama esta verdad con hermosas palabras:



“Palabra creadora de cósmicas grandezas,

rasgando poderosa la nada del silencio,

inmenso manantial de múltiples bellezas,

eterno resplandor del único misterio.”



“Palabra que, hecha luz radiante y creadora,

estalla en los abismos eternos de la nada,

llenando los espacios y los tiempos de sonora

sinfonía de ser, de amor y de esperanza.”

Así canta la Iglesia poéticamente el prodigioso hecho de la Creación, a partir del Big Bang.

¡Gracias Sulaimán, que Dios te bendiga!


 

Leer más Cartas PH >