___________________________ Cartas PH __________________________


EL MISTERIO DE EVA


 

19/02/2015

 

Amigos: En el relato alegórico de la creación y caída de Adán y Eva (Gen 3) el autor no está diciendo lo que va a pasar en adelante, sino que por el contrario, mira hacia el pasado y nos quiere explicar lo que ha sucedido desde millones de años atrás. Desde que la especie humana pisó la tierra, la mujer ha estado sometida al varón, la hembra al macho como en las especies animales. Ni más ni menos.

Después de la caída, en la Biblia Latinoamericana la maldición a la mujer dice así: "Siempre te hará falta un hombre y él te dominará" (Gen 3, 16). En la Biblia de Jerusalén encontramos esta versión: "Hacia tu marido irá tu apetencia y él te dominará". Por su parte en la Biblia de Navarra leemos: " Hacia tu marido tu instinto te empujará y él te dominará".

Eso es lo que pasaba, sigue pasando y pasará. Lo vemos en la vida cotidiana: mientras la mujer busque marido, por muchas lindezas que se digan de novios (acaba de pasar el día cursi de San Valentín), ya en la vida conyugal, la mujer lleva la peor parte por culpa del detestable machismo. El movimiento feminista o la liberación femenina trata de revertir las cosas, pero de todos modos la mujer sale perdiendo. Ahora la mujer quiere trabajar y ganar dinero para no depender de lo que el marido quiera darle y se mata en la fábrica o en la oficina y además tiene que lidiar con los menesteres de la casa, porque el hombre no colabora equitativamente.

Otra dramática situación es el de las madres solteras que heroicamente tienen que mantener a los hijos una vez abandonadas por el inconsciente macho. Fueron a él impulsadas por el instinto (llamémosle amor para no ser crueles) y perdieron en la jugada.

¿Por qué el número de divorcios va en aumento? ¿Qué pasó con aquello de "hasta la muerte"? Y el divorcio, lo sabemos, no resuelve la cosa porque la mujer tiene que lidiar constantemente para que el marido cumpla sus obligaciones legales.

A Dios gracias, existen buenos matrimonios en los cuales, a pesar de dificultades conyugales, se puede decir que son felices.

Muchas mujeres se han librado del misterio de Eva: las solteras y las religiosas. He conocido a muchas solteras tituladas felices de la vida sin un macho al lado y también a monjas dichosas. No he conocido a una religiosa amargada en toda mi vida. Claro, se casaron con Jesús el Señor y su suegra es nada menos que la Virgen María.

Si te parece que he exagerado y este mensaje te molesta, lee por favor el capítulo 7 de la primera carta de San Pablo a los Corintios.

 

Leer más Cartas PH >