___________________________ Cartas PH __________________________


ESPIRITUALIDAD BIPOLAR


 

23/03/2010

 

En México pasan cosas muy raras: por un lado, emocionados por los avances tecnológicos y científicos, muchos se lanzan alegremente a gozar de dichos avances. Andan comprando lo último de lo último en aparatitos prodigiosos como son los telefonitos móviles que nos comunican con cualquier parte del mundo como si nada. Ya no existe el gorro de “larga distancia”. Las distancias han desaparecido. Y con ese mismo aparatito, podemos tomar fotografías y hasta videos (siempre mal tomados), conectarlos a la computadora, almacenar miles de datos, calendarios, correos, etc.

En un aparatito minúsculo bautizado como iPod, podemos tener quinientas o mil canciones y lo podemos conectar a unas bocinas para mejor oír cuanto queramos.

La computadora nos comunica por lo que llamamos chateo con el mundo entero aunque conlleve peligros al dar datos personales impensadamente. Si queremos pornografía, existen cientos de miles de páginas que nos pervierten a fondo.

No necesitamos ir al Banco a depositar ni estar presentes para hacer transacciones a nivel mundial. Y podemos tener reuniones virtuales sin salir de casa.

Y no sé cuántas cosas más. Lástima que dentro de un mes los aparatitos ya sean obsoletos porque ya salieron nuevos modelos con cosas aún mas maravillosas.

Es una carrera loca ciertamente

Pero qué cosas, por otro lado, en vez de correr al futuro, miles miran al pasado en otra carrera aún más estúpida: en el equinoccio acudieron por toda la República a pirámides en ruinas o remodeladas para llenarse de energía como si el sol no alumbrara igualmente en el zócalo o en la azotea de sus casas, siguiendo antiguos (recién inventados) rituales indígenas para “adorar a nuestros dioses antiguos” (textual). Vestidos de blanco por supuesto, levantaron las manos hacia el dios sol en su equinoccio, ignorando que este año no cayó el 21 sino el 20. Tons qué. Onde quedó la magia. No faltó uno bien nacional, que disfrazado de hindú con turbante y todo, en posición de loto, meditaba en la nada. Se pasó de indio pagano a hindú idem.

Del adelante para el atrás. Del futuro al pasado buscando no sé qué. ¡Pobre humanidad!

Y de Aquél que es la Luz del mundo, el Salvador de la humanidad, el Camino a la Verdad y la Verdad misma, el Maestro de nuestra vida, el Mesías esperado, el Pastor que nos conduce a los mejores pastos, el que nos da la vida eterna, el Amigo íntimo, el que puede perdonarnos y penetra nuestros pensamientos, que nos consuela, nos cura, nos puede resucitar, el que es Dios de Dios, Luz de Luz, Dios verdadero de Dios verdadero, hecho hombre, el Alfa y el Omega...¡NADA!

PH

 

Leer más Cartas PH >