___________________________ Cartas PH __________________________


“¡HASTA SIEMPRE!”


 

13/10/2014

 

En más de una ocasión he escuchado en algún funeral esta expresión un tanto desconcertante: por un lado suena muy romántico pero por otro lado, pues no dice nada. Son dos palabras como inconclusas, como mal juntadas. El sentido que se les quiere dar puede ser simplemente un “adiós”. Pero se pronuncian con los ojos húmedos...

El difunto ya no las oye, ya se fue de esta vida, ya entró en otra extraña dimensión: la eternidad. En esta vida hemos vivido siempre sumergidos en el tiempo, en el hoy precedido de un ayer y hacia un mañana. No es por lo tanto fácil que comprendamos la palabra “eternidad” y la Iglesia misma usa una frase equivocada (no le queda otra) para hablar de la eternidad al decir “Por los siglos de los siglos “. ¡La eternidad no tiene siglos, ni pocos ni muchos! ¡No es tiempo!

San Agustín en su “Carta a Proba” tiene esta reflexión estupenda:

“En aquella morada, los días no consisten en el empezar y en el pasar uno después de otro ni el comienzo de uno significa el fin del anterior; todos los días se dan simultáneamente y ninguno se termina allí donde ni la vida ni sus días tienen fin”.


O sea: la eternidad es un instante, viviremos en un instante permanente por difícil que esto nos parezca. Y en ese instante sublime, dice San Juan, “Veremos a Dios cara a cara” y quedaremos fascinados “por los siglos de los siglos. Amén”. Ya veremos.

 

Leer más Cartas PH >