___________________________ Cartas PH __________________________


¡LA IGLESIA REACCIONA!


 

29/09/2014

 

Queridos Amigos:

El mes entrante del 5 al 19 tendrá lugar en el Vaticano un Sínodo (de Synodus=hacer camino juntos) a favor de la Familia. El Santo Padre Francisco ha invitado a Cardenales, Obispos, Sacerdotes, Religiosos y Religiosas y a Laicos casados y solteros, 253 en total. La cosa va en grande. El motivo, como ustedes comprenderán, es el rescate de los valores de la Familia, “fuente de toda fraternidad, fundamento y camino primordial para la paz” (Papa Francisco a los Obispos del Congo), tan olvidados y atacados en el mundo moderno.

Cuando Dios dio fin a su obra creadora, puso en la tierra como su obra maestra al hombre y a la mujer con el mandato “Creced y multiplicaos” (Gen 1,28) y así nació la familia según el deseo de Dios: padre, madre e hijos, la “Familia Natural”. De ese designio divino tú y yo vinimos a este mundo con papá, mamá y hermanos. Y seguramente gozamos del amor de los abuelitos, los tíos y los primos.

¿Y qué ha pasado ahora? Que se han sacado de la manga nuevos tipos de “familias” absolutamente espurias y falsas: familias sin hijos o a lo más con dos recurriendo a los anticonceptivos, familias “disfuncionales” en las cuales falta el papá o la mamá, madres solteras, divorcios y uniones posteriores, las que sean, y lo que es el colmo: “matrimonios homosexuales” estériles de por sí y con facultad de adoptar niños de otros vientres, de padres y madres desconocidos. Y todavía falta la “fabricación” de niños “in vitro” o sea en los laboratorios para implantarlos en “madres surrogadas”...

La Iglesia se ha visto arrollada por este tsunami de locura. No ha podido sostener el concepto divino de la familia salvo en algunas minorías. Los católicos se han dejado llevar mansamente por el mundo ausente de Dios.

Por eso la urgencia del simposium al cual debemos apoyar ya desde ahora con nuestras oraciones, principalmente el Rosario para el cual se nos propone hacerlo de la siguiente manera:

El primer Misterio ofrecerlo por el simposium en general.

El segundo por el Papa Francisco.

El tercero por los Cardenales, Obispos etc.

El cuarto los Laicos asistentes

Y el quinto para que las conclusiones sean las adecuadas.

¡Vaya que el Espíritu Santo tendrá trabajo en esos días!

 

Leer más Cartas PH >