___________________________ Cartas PH __________________________


DANDO PALOS DE CIEGO


 

31/07/2014

 

Es tiempo de Posadas, las piñatas están listas con sus siete picos, le dan un garrote a uno de los presentes, le vendan los ojos y todavía le dan vueltas para marearlo un poco. Y he ahí el ciego intentando golpear a la elusiva piñata, haciendo el ridículo para el gozo de los demás...

Así ha sido la innata búsqueda de Dios por parte del hombre desde toda antigüedad. Comprendiendo que hay un misterioso más allá de esta vida, que seres espirituales nos rodean, que hay poderes superiores ocultos a los cuales hay que rendir culto, el hombre temeroso ha inventado un extraño mundo sobrenatural. Carlos Marx tenía algo de razón cuando dijo que es el hombre el que inventa a Dios... cuando tiene los ojos vendados.

Allá en las selvas amazónicas o africanas, hay que ver los cultos que han inventado hombres de lo más primitivos: torpes danzas rituales, sacrificios de animales, disfraces rudimentarios, etc. entrando en contacto con sus ancestros, dioses de varias clases.... palos de ciego.

Pero también en las culturas actuales y no en pueblos tribales sino en países industrializados y ricos, seguimos en las mismas: sabiendo que desde tiempos de Abraham, fue Dios mismo compadecido el que buscó al hombre constituyendo su Pueblo Elegido. Reconociendo la Biblia como Palabra Revelada, hay cristianos que siguen dando palos de ciego:

Los Mormones creen en Cristo pero aseguran que los israelitas llegaron en tiempos de Abraham navegando con el Patriarca Lemán en un barco de juncos como los que usan los indios bolivianos en el lago Titicaca; creen que Jesús resucitado visitó a los lemanitas descendientes americanos de aquella travesía, creen que Joe Smith (asesinado por os mismos mormones) recibió en hojas de oro el libro del Arcángel Moroni completando la Revelación. Como Joe no sabía hebreo, el Ángel le dio unos anteojos milagrosos y pudo traducirlo al inglés, etc.

Los Testigos de Jehová ni creen en la divinidad de Jesucristo y siguen las enseñanzas de un pillo llamado Charles T. Russell que vendía ”trigo milagroso” y del falso “Juez” Rutherford. Manosean la pobre Biblia mutilándola y falsificándola a su antojo. Por supuesto niegan la virginidad de María Santísima, el culto a los Santos asegurando que es pura idolatría.

¡Y qué decir de “Pare de Sufrir”! Arrastran a multitudes engañándolas con la promesa de una vida sin problemas, con mucho dinero, con tal de contribuir generosamente con su dinero.

Y así otras sectas que pululan por nuestra Patria.

Me imagino, un tanto irrespetuosamente, a la Iglesia Católica como un enorme crucero, de esos de 300 metros de largo, con viajeros hacia el puerto llamado Cielo, navegando seguro entre barcos menores y barquichuelos zarandeados por las olas del mar. Agradezcamos a Jesucristo haber fundado SU Iglesia Una, Católica y Apostólica a la cual pertenecemos.

 

Leer más Cartas PH >