___________________________ Cartas PH __________________________


FIESTA DE LA SANTA CRUZ


 

03/05/2014

 

La Iglesia Católica celebra a la Santa Cruz el 17 de septiembre, no sé porqué, pero en México la celebramos el 3 de mayo y tampoco sé porqué. El caso es que es la fiesta del gremio de la construcción y perdónenme, tampoco sé porqué. ¡Vaya ignorancia!

Pero el caso, y eso es lo importante, es que celebramos emocionados la Cruz en la que murió Dios por nuestros pecados. Algo inaudito e inexplicable: Dios el Creador del Universo entero, el Dios Todopoderoso que se hizo uno de nosotros a partir de la Anunciación del Ángel a María, Jesucristo, que vino a padecer y a morir en muerte de Cruz por nuestros pecados. ¡Misterio, puro misterio!

En esta celebración, rezamos en el Oficio Divino unos himnos hermosísimos de los cuales me impactó una estrofa:

“¡Salve Cruz de los montes y caminos,

Junto al enfermo suave medicina,

Regio trono de Cristo en las familias

Cruz de nuestra Fe, Cruz bendita!”

¿Quién no ha visto en las cimas de nuestros montes y volcanes la Cruz expresando la Fe de los montañistas? Recuerdo con especial cariño la Cruz en la cima de la Malinche: una cruz enorme de hierro con todos los elementos de la pasión de Jesucristo: martillo, clavos, látigo, escalera, etc... misma cruz, oh Dios, que los Testigos de Jehová tiraron a la barranca. ¡pobres diablos!

Hemos visto también muchas veces la Cruz en los sitios en que alguien perdió la vida en un accidente carretero.

“Junto a un enfermo...” ¡Qué consuelo tener a la vista la bendita Cruz cuando nos abruma una enfermedad! Por desgracia, en este México “católico”, en los hospitales laicos, no aparece la Cruz en los cuartos en los que he padecido muchas veces por operaciones quirúrgicas. Tan solo cuadros de pintura abstracta, que no dicen nada, que no consuelan nada.

En la casa, en la familia, la Cruz presidiendo la sala, el comedor, en las recámaras, en la cabecera de nuestras camas. Signo de Fe aunque de vez en cuando, por desgracia no se encuentra, ya que la que preside es la pantalla de la tele.

Fiesta de la Santa Cruz, ese símbolo de nuestra Fe. Esa Cruz que de manera atrabancada hacemos cuando nos persignamos, como los futbolistas cuando entran a la cancha o cuando salen y no digamos los toreros que se juegan la vida. ¡Se ponen tan piadosos! La presencia de la Cruz en nuestros ambientes, en la casa, en nuestras personas, es tener en cuenta el amor infinito de Dios por los pecadores, el Misterio enorme de la Redención humana: “¡Tanto amó Dios al mundo que entregó a su Hijo por nosotros!”.

¡Festejemos asombrados y agradecidos el Misterio de la Santa Cruz!

 

Leer más Cartas PH >