___________________________ Cartas PH __________________________


PACIENCIA EN LA ESPERANZA


 

07/03/2014

 

Amigos Queridos:

¡Ya estoy en casa, ya pasó el tren! ¡Alabado sea Dios!

La operación de la columna se realizó el sábado 1º y fue todo un éxito gracias a sus oraciones. Me siento muy agradecido a todos ustedes. Como dije, ya pasó el tren... pero me pasó por encima, estoy debilísimo, hecho un costal de papas. La rehabilitación será lenta y dolorosa, pero confío en Dios que recuperaré las fuerzas de las piernas. Hay que tener paciencia en la esperanza de que podré caminar sin ayuda. Sigan pidiendo por mi salud y además denle gracias a Dios.

Pero ha otra especie de esperanza: la virtud teologal de la Esperanza. Vivimos por la Fe en la esperanza de lograr nuestra salvación, pero hay un detalle muy importante: espero humanamente con paciencia, quedar bien de salud, pero puede suceder que las cosas se compliquen y me quede en silla de ruedas. No tengo la seguridad. Mi esperanza es un ojalá.

En cambio cuando hablamos de la virtud de la Esperanza, la Iglesia siempre añade el calificativo “cierta”. En Dios tenemos la ESPERANZA CIERTA de nuestra salvación por los méritos infinitos de la Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo el Señor. Al “ojalá” de nuestras esperanzas terrenas, llenas de incertidumbre, Dios nos concede la certeza que nos da la Fe. ¡Es maravilloso!

Necesito por ahora, tener mucha paciencia en la esperanza (ojalá) de quedar bien para lo cual sigan pidiendo por mí. Y de mi parte seguiré pidiendo a Dios les conceda la Esperanza Cierta de llegar al Cielo. Allá los espero aunque fuera en silla de ruedas, ¡vaya pues!

 

Leer más Cartas PH >