___________________________ Cartas PH __________________________


LA “STELLA MATUTINA”


 

19/05/2013

 

No sucede todo el año, porque ya ven como los astros que giran cada cual por su lado obedeciendo las órdenes de Dios, pero en ciertas partes del año sucede que cuando comienza la alborada, la luz del sol empieza a borrar del firmamento a todas las estrellas... menos a una: Venus, que es el planeta más brillante y más cercano al Sol. Su solitaria luz brilla hermosamente inspirando a poetas y músicos, incluido Wagner. Y también ha inspirado a la Iglesia, que le ha dedicado hermosos himnos.

El significado para nosotros los católicos de “La Stella Matutina” es maravilloso: la Estrella de la Mañana significa a María Santísima. He aquí porqué:

Unos 15 o 16 años antes de que viniera al mundo la Segunda Persona de la Santísima Trinidad, vino al mundo una niña: María. Después, cuando Dios envió al Arcángel Gabriel a la virginal María de Nazaret, pidiéndole aceptara ser la madre del Hijo de Dios, ya sabemos que gracias a su SÍ, ”El Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros”. Ahora bien: a partir de la Biblia llamamos a Jesucristo “El Sol de Justicia”, es nuestro Sol, quien ilumina y da calor a nuestra alma, es nuestra alegría, nuestra esperanza.

María, pues, apareció en la Historia de la humanidad unos años antes que amaneciera el Sol de Justicia. Ella es el anuncio de que Jesús vendría, es como Venus, la Estrella Matutina que anunció que el Sol estaba por aparecer en el horizonte de la humanidad para salvarla.

Venus, la Stella Matutina, inspiró a San Bernardo de Claraval una lindísima oración titulada: “Respice Stellam, Voca Maríam”. No tengo el texto del poema en estos momentos, pero el tema es el siguiente: cuando las tormentas de la vida parezcan ahogarte: “Mira a la Estrella, llama a María”. Cuando las tentaciones, cuando la tristeza, la soledad, la desesperanza, cuando el desaliento te abrumen:

“¡RESPICE STELLAM, VOCA MARIAM!”

 

Leer más Cartas PH >