___________________________ Cartas PH __________________________


DE PAPAS Y TOREROS


 

30/04/2013

 

Torear a un toro es cuestión de estilo, de sentimiento, de carisma. Cada torero tiene su manera de torear, transmitiendo a los sentidos emociones diferentes: Eulalio López, el “Zotoluco”, da la impresión de poderío; es un maestro que puede hacer faena con todos los toros, de cualquier ganadería. Enrique Ponce, que también puede con todos, tiene un toreo fino, estético, artístico; parece que está bailando con el toro. Padilla, el torero tuerto, es tremendista: te pone los pelos de punta con un valor inaudito. Cuestión de estilos.

El Papa Juan Pablo II, era arrollador, carismático, mediático, actor. Dominaba los escenarios con su personalidad, su figura. Era fascinante estar en su presencia. No por nada ha sido el hombre más aplaudido de la historia de la humanidad.

Benedicto XVI, con su pequeña voz, con sus movimientos pausados, cautiva por la profundidad de su pensamiento. Comunica con exactitud asombrosa las más grandes verdades de la fe. Es la razón hablando, es un cerebro privilegiado, maestro en toda la extensión de la palabra.

Y ahora aparece en el ruedo de la historia de la Iglesia el Papa Francisco. Su estilo es diferentísimo. A muchos los tiene desconcertados, a otros los ha encantado. Tomando desde el inicio de su faena actitudes novedosas, inaugura un papado que promete ser muy singular. Haciendo a un lado costumbres ancestrales, adopta un nuevo estilo de vida, con una cercanía inusual con la gente; su lenguaje es tan coloquial, que parece que te está hablando un amigo. Dan ganas de tutearlo.

Veremos cómo le va en la faena: Juan Pablo y Benedicto ciertamente cortaron oreja y rabo.

Juan Pablo, Zotoluco; Benedicto, Ponce; Francisco, Padilla.

¡Francisco, suerte matador!

 

Leer más Cartas PH >