___________________________ Cartas PH __________________________


¡QUÉ MAL ANDA EL MUNDO!


 

15/01/2013

 

“Por esto Dios dejó que fueran presa de pasiones vergonzosas: ahora sus mujeres cambian las relaciones sexuales normales por relaciones contra naturaleza. Los hombres, asimismo, dejan la relación natural con la mujer y se apasionan los unos por los otros; practican torpezas, varones con varones, y así reciben en su propia persona el castigo merecido por su aberración” (Rom 1, 26-27)

Muy hábiles los homosexuales: se autodenominan “Gay”, lo cual quiere decir “alegre”, intentando poner una cortina de humo ante el drama de sus inclinaciones sexuales; hacen marchas, se cuelan en películas y telenovelas, en revistas y por todos lados, pujando por ser aceptados en la sociedad como si se tratara del color de la piel, de la estatura o de una calvicie. Han presionado a las débiles y corruptas Cámaras para que sus uniones contra natura sean aceptadas como “matrimonio” y en un absurdo peor, que puedan adoptar niños. Salir “del closet” ahora es una gloria y la gente se va acostumbrando poco a poco a esta avalancha de propaganda.

Ya no importa la grotesca homosexualidad de Juanga ni la estética de Ricky Martín, ni la del feísimo “Sir” Elton John, que demuestra que la casa Real de Inglaterra tiene que ser muuuy tolerante después de los escándalos del cegatón príncipe Carlos (mira que cambiar a Diana por Camila) y del príncipe Harry encuerado en una orgía...

Ahora las cosas han llegado a un extremo intolerable. Llegaron al Vaticano unas homosexuales medio en cueros (si no qué chiste) exigiendo no sé qué del Papa. ¡Cómo se les ocurre! ¿Qué creen que la Iglesia Católica es como una cámara de diputados? ¿Creen que la Iglesia o el Papa van a doblegarse en contra de la ley natural, porque la homosexualidad es contra natura, o de la Palabra de Dios que la condena tajantemente? La Iglesia, como Dios mismo, no condena al pecador, pero sí, radicalmente al pecado. Respeto a la persona, pero no al pecado.

¿Cuándo tocaremos fondo? ¿Cuándo tendremos valor para condenar la homosexualidad? El Profeta Isaías exclama: “¡Ay del que llama bien al mal y mal al bien”.

Amigo homosexual: acepta que tu inclinación es antinatural (dos tornillos no sirven para nada, ni dos tuercas tampoco) y vive en castidad como cualquier soltero debe hacer. Las preferencias sexuales no son como tomar café o chocolate; tienen repercusiones tremendas en lo personal y en la sociedad. No es lo mismo tener una inclinación dada, a cometer actos inmorales. Es la diferencia entre tentación y pecado. Si tienes inclinación por apoderarte de lo ajeno, no por eso debes robar. Si tienes inclinación por usar drogas, no por eso tienes permiso para drogarte. El autodominio, o sea, la gran virtud de la templanza, será por el contrario un acto tal vez heroico que aumente tu virtud y tu santidad, será un acto meritorio para la vida eterna.

 

Leer más Cartas PH >