___________________________ Cartas PH __________________________


¡COMO EN LAS CAVERNAS!


 

07/01/2013

 

Amigos antes que nada que este año 2013 sea para todos nosotros un año de santidad. Si no, ¿para qué vivimos? Todos los buenos propósitos que hayamos hecho, si son buenos, que logremos realizarlos, pero si no fuimos mejores cristianos, si no vivimos con más fervor la Gracia de Dios, habrán sido poca cosa.

Pero hay una cosa que me duele, que me lástima, que me desanima. Les cuento: allá en la era Cuaternaria, cuando el género humano tenía que sobrevivir en contra de mamutes y fieras ya extintas, hombres y mujeres, o sea, machos y hembras, se juntaban y se reproducían, por así decirlo, “al ay se va”, constituyendo clanes o tribus en los que los machos eran como sementales embarazando a cuantas mujeres se dejaran y los críos pululaban. Eso era necesario porque la mortalidad materna e infantil era altísima. Quien sabe por que leyes o reglas se reproducían porque por ejemplo, entre los animales, el macho más fuerte, es el que tiene mayor número de hembras y defiende su posición ferozmente.

Muchos siglos después, la humanidad llegó al concepto de monogamia, aunque se quede nada más en concepto, porque ustedes ya ven lo que pasa frecuentemente.

Y la cosa vuelve a la sexualidad cavernaria. Animados por el Gobierno a ejercer “sus derechos sexuales”, los muchachos se han entregado como primates a divertirse con sus genitales sin pensar en nada, sin referencia alguna de la moral, sin remordimiento alguno.

“Mariana asegura siempre que cuando tiene relaciones sexuales usa condón, pero reconoce que en su primer encuentro, a los 16 años, ni siquiera pensó que debía protegerse. Se fue con un chavo que ni su novio era y ya. ‘Se me hizo fácil, me sentía bien, me tocó, me gustó y lo hicimos sin condón’. Ahora tiene 21 años y ‘como que vas aprendiendo cuando te enteras que alguna amiga está embrazada o se contagió y empiezas a usar condones’. (Extraído de REFORMA del domingo pasado).

La inconsciencia total, la amoralidad total. Anahí tiene 24 años y un hijo de 4 porque ‘le fallaron las cuentas de la regla y no usó condón’.

¿Adónde vamos, amigos? ¿Hasta donde llegaremos en esta tendencia? En el artículo no se menciona el aumento (tenía que ser) de abortos y sidosos. ¿Cuándo los padres de familia podrán educar a sus hijos e hijas en la castidad y abstención pre-matrimonial? ¿Cuándo transmitirán la Ley de Dios, la moral cristiana garantía de salud, paz y felicidad? ¿Cuándo se darán cuenta de que ellos mismos serán víctimas de esta promiscuidad cuando tienen que cuidar al nieto malhabido o al hijo o hija contagiados de sida o de otras enfermedades venéreas? ¡Pagan muy caro su falta de atención a estos problemas!

 

Leer más Cartas PH >