___________________________ Cartas PH __________________________


LA MÁS DURA DE LAS MATERIAS


 

12/10/2009

 

Amigos queridos:

Me habían dicho que la materia más dura era el diamante que se usa para muchas cosas aparte de enjoyar anillos. Raya todos los demás minerales. Pero resulta que no. La materia más dura que existe es LA MATERIA GRIS, o sea el cerebro, los sesos humanos. ¡Qué difícil es tratar de cambiar de modo de pensar!

Los papás, los educadores, los Maestros de Novicios (me tocó a mí) intentan modelar el pensamiento de los jóvenes, de vez en cuando con nulos resultados...

¿Y a qué viene todo esto? Muy sencillo: ser cristiano, ser discípulo de Jesús, implica un cambio radical de mentalidad, una conversión, aceptar sus criterios, su modo de pensar y de actuar. ¿Se acuerdan de la plática de los Criterios de Cristo de la Jornada si asistieron a una de ellas? ¡Y eso cuesta!

En Honduras no todos son Zelayas o Michelettis, también hay personas inteligentes y una de ellas es sin duda Mons. Oscar Rodríguez Madariaga del que tomo el párrafo siguiente que se me hace estupendo:

“La conversión es difícil porque uno llega a acostumbrarse a todo, incluso –y sobre todo- llegamos a acostumbrarnos a nosotros mismos, a nuestros defectos, a nuestro pecado. Y buscamos cualquier cosa que nos justifique tal y como somos, que no nos incomode, que no cambien nuestro panorama. Estamos acostumbrados a buscar soluciones fáciles: el divorcio, la eutanasia, los anticonceptivos, el aborto, el matrimonio gay. Todas estas opciones intentan solucionar nuestras insatisfacciones, pero solamente las disfrazan y las aumentan. Por eso la conversión es difícil, porque lo único que realmente colma y da sentido a nuestra existencia y soluciona nuestras insatisfacciones es darnos cuenta de que no estamos aquí para este mundo, sino para la eternidad, para buscar la eternidad”

Yo me paso predicando –y predicándome- que estamos de paso por esta vida y que lo único que cuenta es vivir en Gracia de Dios con la cual ya tenemos un pié en la gloria. Seguramente vivir en santidad, ser fiel a los criterios de nuestro Señor, ser totalmente su discípulo cuesta mucho y hay que ir contra corriente del mundo entero, pero ¡es lo único que cuenta!

PH

 

Leer más Cartas PH >