___________________________ Cartas PH __________________________


MI BIBLIA


 

04/09/2012

 

Mi Biblia preferida es la versión Latinoamericana aunque haya otras más elegantes, sofisticadas, etc. Me gusta porque está muy adaptada precisamente para nuestro pueblo tanto por su lenguaje como por las notas al pié de las páginas. Y antes de dar comienzo a los textos Bíblicos, tiene unas introducciones fantásticas.

Mi Biblia tiene 2013 páginas en total, pero las de los Evangelios tan solo son 276. ¡Y esas son lo mejor de lo mejor! Las 1328 del Antiguo Testamento, señalan, apuntan, anuncian a Jesucristo que es el Señor de la Historia, el Dueño del Universo, el Hijo de Dios, el Mesías, la Segunda Persona de la Trinidad Santísima, el Verbo Creador de todas las cosas, la Luz del mundo, el Salvador de la humanidad, el Maestro, el Rey de Reyes, etc...

Evidentemente, hermanos, debemos conocer y estudiar toda la Biblia: 2613 páginas. San Jerónimo nos advierte que no podemos conocer a Cristo si no estudiamos las Sagradas Escrituras en su totalidad, pero 276 son las páginas que debemos leer, meditar y gozar página por página, párrafo por párrafo, línea por línea, palabra por palabra. No es posible leer nada más por encimita, de pasadita, paseando por ojos por las letras sin que las palabras pasen ni por la mente ni por el corazón. Me da pena y coraje al mismo tiempo porque cuando pregunto a los fieles, sin pedir respuesta para no ponerlos en evidencia, si han leído los cuatro Evangelios completos, o tan siquiera uno de pe a pa, veo en sus caras que nadie lo ha hecho. ¡Y decimos que somos cristianos!

Les he propuesto muchas veces una manera de leerlos completos poco a poco: tomarlos como bendición antes de los alimentos. Unos cuantos rengloncitos, un parrafito nada más. Eso mismo daría pie a tener de qué hablar en la mesa, en familia.

Escribiendo burradas, como siempre, (que espero no lleguen al Cardenal), digo: con los Evangelios me conformo. Leídos una y otra vez, meditados, gozados, devorados, memorizados, comentados, vividos, compartidos, predicados, gritados, etc.

Si tienes tiempo, por supuesto, éntrale a toda la Biblia, navega en ella. Encontrarás páginas hermosísimas, inspiradoras, pero también algunas muy desagradables (lo de Herodes por ejemplo), páginas incomprensibles (Apocalipsis y similares), algunos Salmos preciosos y otros que pa qué te cuento. Hay de todo, pero tú eliges lo que te edifica, lo que te lleva a amar más a Dios, a cambiar de vida, a ser santo. Pero nada se compara con esas 276...

¡VIVA CRISTO REY!

(Vaya pues)

 

Leer más Cartas PH >