___________________________ Cartas PH __________________________


¡COMUNIQUEISHON PLIS!


 

12/03/2012

 

Pues resulta que existe un abismo muy difícil de vencer: el de la comunicación en el interior de la Iglesia, porque los grades eventos, las importantísimas decisiones, los proyectos a nivel mundial o latinoamericano, las urgencias, etc., no llegan a la gente, a los laicos. Pegados a la tele, nos enteramos al día de acontecimientos como accidentes, masacres, terrorismo, tsunamis, óscares, gramis, enredos y adulterios de los famosos, campeonatos, concursos, etc., etc. pero lo que acontece en nuestra Iglesia se queda, si acaso, como libro, en el escritorio del cura párroco. Suceden muchas cosas, muchísimas, tanto en la Iglesia a nivel mundial, como en nuestras Diócesis y hasta en las parroquias y la mayoría de nuestros católicos ni se enteran. Es terrible. ¡Falta comuniqueishon, plis! Mucho internet, muchos telefonitos pegados en las orejas, feisbuc, tuiters, ipads, ipeds, ipids, ipods e ipuds y lo que siga, pero no nos enteramos de lo verdaderamente importante.

¿Ya leíste algo de “Aparecida do Brasil”? A que no. Y lo que pasó en la enorme y bellísima Basílica de la Virgen Aparecida en Brasil, debería repercutir en toda la cristiandad de América.

El Santo Padre Benedicto inauguró el 13 de mayo de 2007 a los pies de la Virgen Brasileña la quinta V conferencia General del Episcopado Latinoamericano y del Caribe. Recordemos que Juan Pablo vino por primera vez a México para inaugurar en 1979 la Conferencia en Puebla. Son estas reuniones por o tanto muy importantes.

En Aparecida el tema conductor fue la urgencia de emprender en Latino América una “Misión Continental”, una re-evangelización de nuestros pueblos en los cuales la primera evangelización se ha desgastado y empobrecido.

Antes que nada urge tomar conciencia de que los Discípulos (o sea, todos nosotros) somos Misioneros. Una mirada atenta a la realidad socio-cultural-económica de América nos lanza comunicar nuestra alegría de ser cristianos llamados a la santidad. Para esto se requiere una formación integral de los Discípulos-Misioneros, formación de la que carecen normalmente nuestros cristianos.

La Misión Continental debe abarcar, fíjate nomás, la promoción de la dignidad humana tan dañada actualmente, el fortalecimiento de la auténtica familia, atacada ferozmente por las leyes humanas (“matrimonios” homosexuales con derecho a la adopción, fomento de la actividad sexual entre adolescentes, despenalización del aborto, admisión de la eutanasia, etc.); formación de los jóvenes en los valores cristianos, evangelización de la piedad popular y de las distintas culturas, implementación de una pastoral urbana efectiva, mejoramiento de los medios de comunicación, etc. …

Urge que las iniciativas acordadas en Aparecida, lleguen a todos, se comuniquen a todos. Y ahí está el problema: no tenemos comuniqueishon adecuada. Aunque existen varios sitios en internet y otras iniciativas comunicadoras, la gente no sabe de ello ni lo busca.

¿Cuántas revistas católicas conoces? ¿Cuántos canales tenemos?

Hay un montón, pero...

PH

 

Leer más Cartas PH >