___________________________ Cartas PH __________________________


LAS DOS ESPAÑAS


 

07/11/2009

 

Queridos Amigos:

Es increíble lo que Gobiernos socialistas pueden hacer en contra del hombre. Elegidos democráticamente (¡ay maldita democracia!), por su ateísmo se vuelven en contra de la sociedad y la llevan simplemente a la extinción. Se cumple lo que advertía Juan Pablo II, que el hombre sin Dios se vuelve en contra del hombre, o lo que Benedicto nos dijo, que la vida sin Dios “no funciona”.

En la Madre Patria el gobierno de Rodríguez Zapatero aprobó el 26 de septiembre un proyecto de ley que permite a la mujer el aborto libre en las primeras catorce semanas de gestación, término que se amplía a veintiuna en caso de riesgo para la vida o salud de la madre o de graves anomalías del feto. No pone límite si el feto presenta patología extremadamente grave o incurable. Entre las medidas proyectadas se consiente a menores de edad con 16 o 17 años, aborten sin el consentimiento de sus progenitores ni la obligación de informarles.

Es doloroso que el país de donde nos vino el Evangelio, de aquella “Católica España”, haya caído tan hondo y sea de los países con la menor tasa de nacimientos y en donde se practican más abortos. Es la España que tiende, sencillamente a la desaparición.

Pero hay otra España: la que reacciona en contra del genocidio propuesto por Zapatero. El 17 del mes pasado, más de un millón de españoles marcharon por las calles de Madrid con el lema”Cada vida importa”, en rechazo a ese proyecto de ley. Muchas organizaciones a favor de la vida desde el momento de la concepción se unieron manifestando su repudio. Hasta algunos miembros del Partido Socialista se unieron a ellos.

La Conferencia Episcopal en un comunicado se definió a favor de la marcha declarando que dicho proyecto de ley no protege el derecho de la vida de los no nacidos, abandona a las madres gestantes y crea un daño irreparable al bien común.

En México, para variar, los socialistas del PRD (tenía que ser), proponen la legalización de los “matrimonios” entre homosexuales, que son estériles por naturaleza, o sea otra fuente de extinción. Esperamos que dicho proyecto de ley no sea aprobado en las Cámaras, pero... ¡ay nuestras Cámaras!

Oremos por España y por México. Solo Dios...

PH.

 

Leer más Cartas PH >