___________________________ Cartas PH __________________________


HABLEMOS CLARO


 

30/08/2011

 

Amigos queridos:

Por desgracia las palabras se desgastan por no usarlas o por el contrario por usarlas demasiado hasta que pierden su auténtico significado. La Iglesia habla y propone grandes verdades no negociables pero en un idioma un tanto elegante tal vez para no ofender a conciencias escrupulosas. Pero a mí me gusta –y creo que es necesario- decirle al pan, pan y al vino, vino sin eufemismos. Por ejemplo, “hacer el amor” puede significar sin rodeos, “vamos a pecar sexualmente”. Punto.

Coméntoles el número 2370 del Catecismo de la Iglesia Católica que dice con mucho cuidado de la regulación de los nacimientos:

“Es intrínsecamente mala toda acción que o en previsión del acto conyugal, o en su realización, o en el desarrollo de sus consecuencias naturales, se proponga como fin o como medio, hacer imposible la procreación”.

O sea en castellano:

1- “En previsión del acto conyugal” = los anticonceptivos como las píldoras, los dispositivos intrauterinos, los condones o las operaciones como la liga de las trompas de Falopio en las mujeres o la vasectomía en lo hombres, quedan prohibidas.

2- “En su realización” = lo que se llama “coito interrumpido” o bien actos sexuales orales o anales.

3- “En el desarrollo de sus consecuencias”= la píldora del día siguiente o el aborto.

Tal vez a alguien le parezca un lenguaje demasiado claridoso, pero les invito a asomarse a los libros de texto oficiales del 5º año de primaria.

No podemos los católicos dejarnos contagiar de los “criterios del mundo” como nos lo advierte San Pablo en al capítulo 12 de su Carta a los Romanos. Hemos de tener bien claro lo que Dios nos pide y que la Iglesia, Madre y Maestra nos expone aunque sea con palabras un tanto elegantes...

 

Leer más Cartas PH >