___________________________ Cartas PH __________________________


¡La Biblia Es Terrible!


 

02/08/2011

 

Queridos Amigos:

No sé cómo explicar correctamente lo que significa el título de esta carta.

La Biblia es Palabra de Dios, eso que ni qué. Escribí un Folleto EVC titulado “¿Quién te dijo que la Biblia es inspirada?” en el cual doy por respuesta que es obviamente la Iglesia Católica la que con múltiples argumentos, no nos deja lugar a dudas.

Y la Palabra de Dios, nos va revelando verdades asombrosas que creemos porque ¡vaya pues! nos las dice el mismo Dios. Ni modo.

La primera, la verdad fundamental que nos impone un acto de Fe enorme, es que Dios es tres Personas. Creer en Dios Creador es fácil porque Alguien debe haber creado el Cosmos entero. Es lógico. El primer capítulo del Catecismo de la Iglesia Católica nos aclara que “el hombre es capaz de Dios” por la simple razón humana. Pero eso que nos reveló Jesucristo, que en el único Dios existen tres Personas, es otra cosa, tremendo.

Y luego sigue la inaudita verdad de que de las tres Personas Divinas, la segunda se encarnó virginalmente de una muchacha linda de Nazaret llamada María. ¡Eso es maravilloso, terrible, genial!

Pero no se detiene ahí la exigencia de la Biblia: Ese Dios Todopoderoso, ese Dios encarnado en Jesucristo, padeció y murió en una cruz por nuestros pecados. ¡Es el colmo! ¿Cómo podemos creer eso? ¡Debemos creerlo, no hay de otra! Dios clavado en una cruz y muerto todo ensangrentado, es realmente terrible.

Y sigue la Biblia: no solo nos asegura que Cristo resucitó, lo cual nos llena de gozo y esperanza, sino que antes de morir, en la última Cena, Cristo Dios “tomó el pan sus manos y dijo: Tomen y coman, esto es mi Cuerpo, tomen y beban, estas es mi Sangre”...

¡Qué Barbaridad! ¡Dios en una frágil Hostia! El Creador del Universo, el Eterno, el Inconmensurable, el Infinito... ¡Qué Locura!

No hay más allá, Amigos, ni Dios mismo podría haber hecho más por nosotros. ¡Darse a comer, darse a beber! ¡Ay Dios!

De veras, yo lo hubiera hecho de otro modo pero la Biblia nos indica que “los pensamientos del hombre no son los pensamientos de Dios”. Estamos obligados a la “obediencia a la Fe” porque la Biblia es Palabra de Dios, aunque nos cueste trabajo. ¡¿Y saben qué?! Lo hacemos con gusto, con agradecimiento, con asombro porque en todo ello descubrimos que Dios es puro amor. Toda la Biblia es una carta de amor de Dios para el hombre. Dios nos ama a lo loco sin razón alguna, porque no tenemos nada de amable. Somos todos pecadores. Pero así es Él, qué le vamos a hacer.

Deseo a todos mis queridos y pacientes lectores la gracia más grande que podemos gozar en esta vida:

La Gracia De La Comunión Diaria.

PH

 

Leer más Cartas PH >